Archivo de la etiqueta: vacío

El Sumi-E como actitud ante la vida | Entrevista a Stella Escalante

Publicado en: Urbanikkei. La revista de la cultura japonesa en la Argentina, 2011, Año 12, Número 126. R. N. P. I. en trámite, Buenos Aires.

El sumi-e o Suiboku es una técnica de dibujo monocromático en tinta, que se originó en China en el siglo V. Fue introducida en Japón a mediados del siglo XIV por monjes budistas zen, y tuvo su apogeo durante el período Muromachi (1338-1573).

Junto con Stella Escalante* redescubriremos en el Sumi-E un espíritu contemplativo, reflexivo y de un profundo trabajo interior de superación personal. Y si bien sus raíces atraviesan siglos, nos deja mucho que aprender y admirar en nuestros días.

“Trabajar en Sumi-e supone abordar un camino de superación personal […]. No existen metas sino que cada una de las metas que nos proponemos forman parte de un solo camino […].”

 

“Desde el Sumi-e uno se acerca un poco a la naturaleza mediante su  observación y va aprendiendo a entenderla y a quererla. Va reconociendo sus ciclos y su ritmo y va aceptando que toda trasgresión […] por parte del ser humano atenta contra su propia existencia”.

 

¿Cuáles son las características de la pintura Sumi-E?

 El sumi-e  es una técnica japonesa de pintura donde se dibuja y pinta simultáneamente, y  se la puede considerar como única en la historia de las artes, siendo una de sus características distintivas  su monocromía y el trabajo con valores de grises. Su fin es reproducir la imagen a representar mediante certeras pinceladas, y precisamente en esa simultaneidad se funden dos ideas que posibilitan la representación espontánea y sincera de un momento en que el sujeto nos conmueve. Es pues más que una representación formal, un reflejo de un estado de ánimo. Por supuesto que esta interpretación solo es posible realizarla mediante el dominio de una técnica que requiere de una rigurosa preparación metódica, progresiva, y de exigente superación.

¿Quiénes fueron sus maestros?

 Siendo estudiante de la Escuela Fernando Fader y muy interesada en la pintura, comencé a concurrir al taller del maestro Demetrio Urruchúa. La fascinación no solo estaba en lo que escuchaba en cuanto a pintura, sino también por el entorno y la figura imponente del Maestro. Al egresar de la escuela comencé mis estudios en la Escuela Nacional de Cerámica, buscando  dentro de las artes plásticas el lugar donde mejor pudiera expresarme. En esa búsqueda retomo la pintura al óleo asistiendo a clases en los talleres de los maestros  Ernesto Manili y Adolfo Nigro con los que adquirí una visión muy interesante y diferente de cada uno de ellos que provocó en mí un acercamiento al abstracto.

¿Cómo fue su acercamiento, cuál fue su experiencia con el Sumi-E y con el arte, cuáles fueron sus motivaciones?

 Después de algunos años un poco cansada de mi trabajo y curiosa de probar otra experiencia, comencé a tomar clases de pintura oriental con Tomás Yamada, donde descubrí la acuarela, técnica que durante mis estudios se veía muy someramente, casi  con un tratamiento como témpera. Pero lo que más me provocó admiración eran las pinceladas dinámicas y expresivas de la tinta sumi sobre el papel arroz: Realmente quedé cautivada.

Complementaron mis estudios de arte oriental el aprendizaje con la maestra china Chiu Tai Li, en un breve tiempo pero con resultados muy enriquecedores.

¿Qué actitud implica? ¿Qué sensaciones despierta, qué moviliza interiormente?

 Trabajar en sumi-e supone abordar un camino de superación personal deponiendo todo tipo de vanidad y veleidad, aprendiendo con cada obra realizada que la misma es pasible de ser superada. Lograr entender que no existen metas sino que cada una de las metas que nos proponemos forman parte de un solo camino, nos van ampliando el horizonte y a la vez nos hacen ser humildes ante lo que falta por recorrer. Esa percepción de la pequeñez y de la fugacidad de las cosas nos hace, indubitablemente, mejores personas.

¿Podría explicarnos brevemente cuál es el significado de los Cuatro Caballeros?

 Los “cuatro caballeros” o “gentilhombres” es una denominación que aparece por primera vez en un manual de pintura china llamado “El jardín de las semillas de mostaza” que data del año 1679. Sintetiza en las figuras de cuatro plantas, cuatro posibles formas de trazos con el pincel, con el agregado de que cada una de estas plantas simboliza una virtud y una estación del año.

  1. El crisantemo representa al otoño y a la humildad.
  2. El ciruelo al invierno y a la pureza.
  3. La orquídea silvestre a la primavera y a la femineidad y la fragancia.
  4. El bambú al verano y a la integridad y masculinidad.

¿Por qué es tan importante en el Sumi-E el vacío?

 Los espacios en blanco o vacíos  son en la pintura oriental  un elemento indispensable y absolutamente  expresivo. Se pueden comparar con los silencios en un poema o en  la música convirtiéndose en parte activa del trabajo. Tienen un carácter dinámico ya que producen en la pintura una sensación de aire y desahogo.

Se  puede aplicar de varias formas, ya sea en el dibujo dejando una forma incompleta estimulando la imaginación, en las nubes, agua, nieve, bruma o en las mismas pinceladas donde el vacío aparece dentro del mismo trazo.

¿Qué mensaje cree que puede dar esta pintura en una cultura sumida en la inmediatez, en un ritmo de vida que transcurre a un ritmo vertiginoso, que se pierde en la vorágine a diario?

 No es fácil ni pertinente pretender dar un mensaje desde una posición  donde se busca ser humilde. En todo caso, se podría decir que desde el sumi-e uno se acerca un poco a la naturaleza mediante su  observación y va aprendiendo a entenderla y a quererla. Va reconociendo sus ciclos y su ritmo y va aceptando que toda trasgresión de los mismos por parte del ser humano atenta contra su propia existencia.

La contemplación, la reflexión y la elaboración interior necesarios para trabajar con este tipo de pintura nos van fortaleciendo espiritualmente y actúan como un bálsamo  ante  una realidad desbordante y avasalladora, ayudándonos a aceptarla con esperanza y optimismo.

Más info: escalantestella@hotmail.com

web: www.stellaescalante.com.ar

Tel. (++54-11) 4572-5136

*STELLA ESCALANTE es artista plástica, con una gran trayectoria docente en sumi-e, ha realizado numerosas muestras en el Centro Cultural de la Embajada de Japón, en el Jardín Japonés, y en Centros Culturales y Museos a lo largo de todo el país. Ha sido premiada por el Jardín Japonés como mejor Pintura Oriental, entre otros.