Archivo de la etiqueta: palabras

Sobre el significado de “compañero”

“Una luz ha aparecido en mi horizonte: compañeros de viaje necesito”

F. Nietzche, “Así habló Zaratustra”

Mientras mis pasos se perdían entre pensamientos sueltos y caminantes presurosos, pensaba sobre el significado de la palabra “compañero”: compañero de trabajo, compañero de cursada, compañero de baile, compañero de viaje, compañero de ruta, compañero de la vida…

Caminantes
Foto por Meli Watanabe

La palabra “compañero” me evoca caminos encontrados… o pensándolo mejor, a pasos que se encuentran en un mismo camino, huellas que se verán una al lado de la otra… y nunca una delante de otra.

…es recorrer este mismo camino -no es que haya un único camino: los compañeros serán quienes compartan el camino elegido-, es andar y desandar el trayecto cuando sea necesario, es desvivirse a cada paso y en cada latido… porque tal vez, aunque las metas sean diferentes, lo vivido quedará guardado en el corazón… Como dijera Cesare Pavese: “No se recuerdan los días, se recuerdan los momentos”.

La historia de mi vida podría leerse a la luz de la creencia de que “no hay camino, se hace camino al andar“… por ello, podremos vacilar y cambiar de rumbo mientras transitemos este mundo. Y porque la vida misma se nos va en cada paso, hay que arriesgar, sobre todo arriesgarse a perder, la única manera de encontrarse y ganar(se)… he allí su valor imponderable…

Un compañero… es compartir la suma de instantes de este gran viaje de la vida que en ocasiones tendrá sus obstáculos, sus vertientes, sus cargas -más o menos pesadas-, sus deslizadas y caídas… y también sus juegos, sus complicidades, sus sonrisas, sus fugacidades de luz que harán más ligero el camino…

Compañeros de viaje, caminantes de esta vida, celebro nuestro azaroso encuentro y valoro inmensamente contar con sus pasos a mi lado… gracias a la mano de la vida por encontrar tras cada rostro una historia única… un hermoso tesoro…

palabras que sueñan ser melodías

después del temporal y la agitación, afuera hay calma y quietud. está oscuro. nosé si es de noche. depende. la noche podría estar en mí.

años atrás hubiera dicho que la lapicera baila entre mis manos, pero no. mis dedos se deslizan sobre el teclado, un teclado que inventa palabras, un teclado que anhela escribir con las palabras una melodía. un teclado que sueña con ser un piano. y yo, quisiera ser como los dedos, que se deslizan livianos, casi sobrevolando la superficie. sí, vuelan. vuelo desde ellos.

Imagen

suena la música y lo llena todo. es raro eso. lo llena todo y sin embargo todo sigue vacío. la música plenificando todo. ahora todo vibra, se mueve, vuela. mi corazón baila en mi tórax, es un loco que baila solo, musicalizándose a sí mismo y moviéndose simultáneamente. escuchando las melodías, incorporándolas a los latidos.

y mis pasos, que caminan siempre errantes, caminan soñando bailar, volar… bailan soñando caminar, sueñan bailando…

¿bailamos?