Archivo de la etiqueta: amor

no sin amor…

Mientras releía este fragmento, las palabras que rodeaban la doble negación del “no sin amor” me encendieron o incendiaron con palabras que arden en mí, resonando y avivándose de un modo renovador. No quiero dejar de transcribirlas, para que cada uno tenga su propia experiencia de ellas, y saque su riqueza…
[…] ¿Por qué, en lugar de “no sin amor”, no decir simplemente, solamente, que se ama? ¿Por qué no confesar que se ama aquello por lo que reconocería no estar sin amor? ¿Por qué, en lugar de decir “te amo” se anda aún con cumplidos? ¿Afectación? No, tampoco es un afectado “no existo sin amarte”, sino algo más alejado, más abstracto, más reticente aún, sin tuteo, un impersonal “no sin amor”. Sin verbo. Sin acto. Ya no hay nadie en estos lugares visitados religiosamente, no sin amor sino sin nadie que amar.
¿El amor? ¿”Te amo”? Falta reinventarlo -en este desierto. Allí donde falta el amor.
___________________________
Tomado de: “Rodar las palabras. Al borde de un filme”, Jacques Derrida y Safaa Fathy, 2000; versión ligeramente modificada para su mejor comprensión (o re-creación desde mi perspectiva, con los recursos que están a mi alcance) fuera de contexto…

confianza: mi flor de un día…

La confianza:

tan bella, tan infrecuente y extraña,

y tanta extrañeza y asombro está comenzando a acompañar su aparición, su encuentro,

como la flor de un día(*).

¿Quién sabrá valorar,

cuidar como tesoro -inapropiable por sí- que se ofrece al receptor como don,

don que en sí contiene al mismo dador amando incalculadamente,

y quién ha de regocijarse en ella?

cuánto más, si proviene de alguien amado(**)…

Tanto duele y lastima que quienes amamos, y quienes nos rodean en general, pasen de largo esta bella flor, y hasta la arrojen a la basura o pisoteen,

y ha de ser porque el don es arrojado casi sin pensar, como casi sin pensar se ama, y es que junto a la confianza entregada nos entregamos nosotros mismos,

y como la flor del día es muy débil (somos muy débiles) y muere, con ella morimos un poco cada vez…

me – 12-02-05

____________

(*) con “la flor de un día” me refiero a la del jacinto acuático, que tiene la característica de aparecer repentina y sorpresivamente al comenzar el día, y desaparecer al finalizar el día. Incluyo la foto a continuación.

(**) lamentablemente, se utiliza “amar” solo para los amores de pareja, y no es tan frecuente para los amigos y tal vez familia… a mí me resulta chocante decir “te quiero”, cuando en realidad quiero decir “te amo”, pero la reacción de extrañeza y desubicación del utilizar este último, hace que opte por decir lo primero, cuando estoy amando. “Querer” en el fondo, termina por contradecir lo que quiero decir, querer es intentar apropiarse, y eso no me importa. Pero, sé que por uso comun, se entiende. ¡Lamentablemente!!

amores.. y desamores

…el amor perfecto, o el amor imposible (o casi)

el amor acontece entre quienes están entre presentes y ausentes, presentemente ausentes y ausentemente presentes…

la ausencia irreversible devendrá amor des-encontrado, des-amor, amor imposible…

un modo de amar propiamente impropio, es no tener propiedad sobre el otro: un amor pronto a partir… amor fugaz… Amor…

mæ – 12 ene 2005