Usos del término “nikkei” y los desarrollos de la colectividad japonesa | Entrevista a Chie Ishida*

Entrevista publicada en Urbanikkei.

Chie Ishida emprendió una investigación sobre la colectividad japonesa en Argentina en 2009, realizando desde entonces diversas entrevistas a nikkeis de diferentes procedencias, edades y contextox. En el 2011, regresó nuevamente a Buenos Aires con el fin de investigar cómo los diferentes usos del término “nikkei” a lo largo del tiempo, están relacionados con los cambios y procesos que se dan al interior de la comunidad, con los modos de pensar y de sentir “lo nikkei”.

Esta investigación es parte de su tesis doctoral radicada en la Universidad Ritsumeikan, Kyoto, Japón. Su proyecto es realmente ambicioso: se propone analizar y comparar los diferentes usos del término nikkei en diferentes lugares y épocas históricas: desde las primeras inmigraciones japonesas tras la Primera y Segunda Guerra Mundial, el imperialismo japonés contra otros países asiáticos frente a las políticas norteamericanas, las políticas emigratorias en el Japón de la posguerra, y finalmente, las inmigraciones japonesas entre 1950 y 1980 a Argentina.

En esta ocasión, aprovechamos su visita para entrevistarla para asomarnos, junto a sus investigaciones, en el recorrido histórico de la inmigración japonesa en Argentina, los usos del término “nikkei” y los desarrollos de la colectividad.

Orígenes del término nikkeijin

Según las investigaciones de Chie Ishida, el término nikkeijin comenzó a utilizarse a partir de los años ’50 al interior de Japón, como resultado de la política migratoria del gobierno japonés, en el contexto de la “I Convención de Residentes Japoneses en Ultramar”, y en cambio no tuvo su origen como una categoría en alguna comunidad japonesa en el exterior aunque la expresión nikkei en sí se había usado ya en los años ’30 como un adjetivo, así como en el caso de nikkei americajin (traducción de “Japanese American” en EE.UU.).

En este contexto, nikkeijin refería a los emigrantes nihonjin, es decir, a los japoneses nacidos en Japón, pero que eran residentes en el exterior. Es decir, su utilización inicial fue un modo de distinguir, dentro de los japoneses, a este grupo específico de emigrantes.

En ese entonces, en las distintas comunidades japonesas en el exterior, si bien había inmigrantes de posguerra, allí prácticamente no se utilizaba este término.

Trayectoria del término nikkei/nikkeijin

Nuestra investigadora estuvo rastreando las trayectorias de los términos nikkeijin del japonés, y de nikkei en castellano, preguntándose cuán distintos son, cuán emparentados están, si sus significados se cruzan, cómo se cruzan, y cuándo lo hacen.

Como se ha visto, su utilización inicial radicaría en Japón en la década del 50, con un fin muy específico resultado de la política migratoria del gobierno japonés.

Desde comienzos de la década del 70, se registraba su uso en los campos deportivos, como por ejemplo la “Confraternidad Deportiva Nikkei Internacional”.

Hacia la década de los 80’s, el término nikkei ya aparecía con cierta frecuencia en los diarios japoneses en Buenos Aires. Según Chie, uno de los factores que impulsaron la tendencia al mayor uso del término nikkei ha sido consecuencia de la realización en México, en 1981, de la Convención Panamericana Nisei, el evento intercontinental que a partir de 1983 –y hasta nuestros días- se denomina Convención Panamericana Nikkei (COPANI), estableciéndose la Asociación Panamericana Nikkei (APN). Así, en ocasión de la participación de algunos Nisei argentinos en los eventos desarrollados, se empezaba a difundir el uso de nikkei de manera notoria, y los diarios japoneses, al publicar estas noticias, indirectamente contribuyeron a su difusión.

De este modo, el cambio de denominación del evento –de Convención Panamericana Nisei a Convención Panamericana Nikkei- coincidía con el hecho que el término nikkei iba ocupando cada vez más espacio en el lenguaje cotidiano de los descendientes. Este fenómeno se daba no sólo en Argentina, sino en otros países que habían participado de dicho evento. Así el uso del término “nikkei” comenzó a proliferar, mientras el término “nisei” iba desapareciendo.

Usos del término nikkei en Argentina y en Japón.

La investigadora considera que en el caso particular de Argentina, la amplia difusión de nikkei puede estar relacionada con la realización de la IV COPANI en Buenos Aires en 1987, que ha tenido la convocatoria más exitosa en comparación con las anteriores, cuya institución anfitriona fue el Centro Nikkei Argentino (CNA).

Asimismo, según Chie Ishida, este fenómeno se vio acelerado unos años después por otro fenómeno: el boom de los dekasegi. Ya que el término nikkeijin, en esa época, era utilizado en Japón, tanto en sentido jurídico como en general, asociado estrechamente a los trabajadores latinoamericanos.

“Hasta cierta etapa, o hasta hoy en día para algunos, nikkei en castellano significa solamente descendiente de japonés, y tal vez no habría problemas si se sustituyera con esas palabras. Para otros, en cambio, nikkei es casi coincidente con ‘japonés’. Pero surgió un sentido diferente: nikkei en tanto identidad propia, cuyo sentido es imposible decir en otras palabras”, sostiene Chie.
Este sentido de nikkei en tanto sentimiento propio, con sus propias costumbres y culturas, que constituirían una identidad propia, totalmente diferente de los sentidos originarios, es el objeto de estudio de Chie Ishida. Ella focaliza su investigación en entender para quiénes el nikkei es una identidad propia, para quiénes siguen significando lo mismo que ‘japonés’[1] y de dónde surge la diferencia en Argentina.

Reflexión final

“Desde hace tiempo estoy pensando que ser nikkei (o ser llamado nikkei/nikkeijin) estuvo relacionado más con ser miembro de la colectividad o de alguna institución japonesa en algún país americano, que ser “descendiente de japonés” sencillamente. Esto es más evidente sobre todo cuando hablamos o discutimos de “lo nikkei” en Japón, entre los investigadores. Los estudios sobre la migración japonesa casi siempre se tratan de la emigración grupal, o sea, como parte de las políticas del gobierno. Por eso nunca se habla de los hijos de los japoneses que viven en algún país europeo, por ejemplo, donde no hay una “comunidad” japonesa. Hay solamente “algunos” japoneses.

Así que, en mi opinión, ser japonés o ser nikkei tiene que ver históricamente con la comunidad: si se vinculan y agrupan entre “ellos”, o no, dentro del país donde emigraron. Entonces es imposible saber cuál es la causa y cuál la consecuencia: el hecho de formar una comunidad nikkei o el hecho de llamarse así… por eso estoy enfocando mi investigación a los usos del término.

Entonces, ¿Podría un no-descendiente de japonés que participa de la colectividad, que tal vez aprende nihongo y le interesa la cultura japonesa, considerarse nikkei?

Yo no tengo opinión formada sobre “quien puede ser nikkei“. Lo máximo que puedo decir es que a mí me parece un poco ‘raro’ ese nuevo concepto pero, lo que me parece interesante es que algunos nikkei consideren que los no-nikkei pueden ser nikkei en ese sentido[2].

Quizás sea una mirada desde afuera, o desde el gobierno japonés, puesto que últimamente hay muchos descendientes que se mantienen al margen de la colectividad y se consideran igualmente nikkei. Pero digamos, es una realidad a la vez, que a los hijos de japoneses en Filipinas nadie les había llamado nikkei hasta la década de los 80’s, sabiendo que ellos no podían establecer una comunidad japonesa ahí”.

*CHIE ISHIDA se recibió en Letras en la Universidad Ritsumeikan, Kyoto, Japón. Su Tesina  desarrolló la situación de los dekasegi, enfocándose en la problemática educativa de sus hijos. Realizó una tesis institucional correspondiente a la Maestría sobre “La dinámica de la categoría nikkei”. Actualmente está realizando su tesis de doctorado sobre “El nacimiento y las dinámicas de la categoría nikkei: antropología histórica sobre los migrantes y las clasificaciones de personas”.


[1] Aclara Chie que en Japón, actualmente, nikkeijin designa a los japoneses que salieron del país y sus descendientes (para distinguirlos del resto de los japoneses), pero que de ningún modo el gobierno japonés admite que nikkeijin es lo mismo que ‘japonés’.

[2] Se recomienda lectura del artículo de Gavirati Miyashiro, P.: “El movimiento sansei” en Kinsei #6 (2007) Revista del Centro Universitario Argentina Nippon, Buenos Aires. Allí se plantea una redefinición del concepto nikkei, que implicaría que ser nikkei formaría parte de una elección.

Ver también Watanabe, M.: “Nikkei, ¿se nace o se hace?” en Urbanikkei. La revista de la cultura japonesa en la Argentina, 2011, Año 12, Número 125. R. N. P. I. en trámite, Buenos Aires.

Intercambiemos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s