muerte(s)… propia(s) (o impropias)

Esta mañana -como cada mañana de los últimos tiempos, apenas logro levantarme, apenas logro vencer el sueño… Son esos instantes en que la pasividad de permanecer yaciente se impone activamente, en que el límite entre la vigilia y el  sueño apenas se distinguen, predominando la pesadez de una mente sin contenidos definibles y el cuerpo con una mezcla de sensaciones confundidas [¿fue real, lo soñé, estoy soñando?]-.
 
     [Caída a la “realidad”]      ¡Ya es tarde!!
Esta mañana, decía, en la continuidad de ese estado que visto desde afuera puede resultar penoso -no así para quien halla cierto placer en la indistinción y confusión de los habituales límites-, estaba pensando en la muerte:
     ¿Qué pasaría si todas las personas, más allá de las que son significativas, todas las que conozco mueren?
     ¿Acaso ello no es lo mismo que morir? …Cabría preguntarse qué sentido tendría vivir, prolongar la existencia, vacuidad de vacuidades.
     Entonces, ¿es preferible morir antes que el otro?
     Y, pensaba, somnolientamente, confusamente, que sería muy egoísta. Quizá, quienes ya han partido tuvieron el paradójico consuelo de no ver morir a los que le rodeaban… 
Aún cuando no encontrar más a nadie sea peor que irse y despedirse de todos, este vivir entre tantas incertezas, desconociéndolo todo de aquel instante, y con la sola certeza que llegará, no deja de enfrentarnos, una vez más, con nuestra soledad, compañera de este incierto viaje, que no nos abandona jamás.
Y sí, compartir la soledad es también dejar que nuestros pasos se pierdan en otras huellas que las propias, es hacer de un entramado de la propia historia, confundiendo lo propio de lo otro, en una confusión respetuosa y que valora al otro como inapropiable…
Y sí, la muerte del otro, es también la propia muerte..
mæ – 13/02/06

8 comentarios en “muerte(s)… propia(s) (o impropias)”

  1. Feliz dia del amor cielo espero que lo pases bien hoy y siempre el
    amor no tiene un dia sino toda una vidas besos cielo cuidate y
    sonriele a la vida .

  2. Hola!, vengo de zpa en zpa, y bueno caí x acá. y mira tu, justo hoy me encontraba pensando en mi abuela k ya son casi como 3 años de su partida, nunca antes había llorado tanto tanto por alguien tan cercano a mi. No quisiera ni pensar el día k un día vea partir a mis padres, o algún otro familiar.
    Pese a que aún siga extrañando muchísimo a mi abuela, porque crecí junto a ella, me dí cuenta, o mejor dicho me hicieron reflexionar en la parroquia que todo es un proceso, la vida y la muerte, aquel tiempo me había quedado impactada por la fortaleza de algunos chicos que hacia poco habían perdido a su papá o mamá, y tu los veías como si nada. (osea no es k no les importara la muerte de sus seres queridos) si no k ellos tenían esa fortaleza gracias a Dios, quizás tb por estar tan ligados a la parroquia, ellos sabían que no había mejor sitio que estar junto a Dios. Que todo sufrimiento, ya sea por enfermedad estarían bien porque Dios los abrazaría.
     Hay cosas que aún son enigmaticas para mi. Pero ahora puedo asumir con más calma la partida de mi abuela. Gracias a Dios ya estoy mejor de esa pena k tanto me dolía y bueno gracias a los chicos de la parroquia, al Padre, a mi familia, a todos los que me rodean…hoy puedo entender que la muerte es un paso más para estar junto a Dios.
     
    k testamento te he escrito!, weno a veces escribo demasiado eheh. k estés bien.
    saludos desde Chile!

  3. Hola Mae, te agradezco mucho por tus palabras, tu también cuenta conmigo.
    asi que desde el otro lado de la cordillera?, que bakán 🙂
    una vez más agradezco que la geografía no nos haga tan distantes, saludos fraternales de una vecina del otro lado de la cordillera!
    cuidate mucho, chau.

  4. hola meli como estas tanto tiempo?
    vi que pasaste pero no dejaste coments
    me encanta tu spaces
    renovado
    me gustaron muchos las fotos de recoleta
    sobretodo la boveda de rufina cambaceres
    que historia la de la muerte de esa chica!!
    te dejo muchos besos
    te espero
     

  5. Si, compartir la muerte es tambien morir un poco, cada vez que alguien muere, ajeno o propio es dejar de ser por un instante.

  6. La realidad de nuestra propia forma, apropiada de un espacio de naturaleza infinita. El caos como armonia infinita. Explorar esas armonia nos hace despertar e intentar diferenciar la realidad en los sueños.
     
    Besotes
    Sigfrid

  7. Sí, una parte de uno muere con los demás. A veces creo que soy un rompecabezas con un montón de piezas faltantes y que no me voy a poder religar nunca. Pero está la posibilidad de que los recuerdos ocupen esos lugares faltantes, con la decantación propia del tiempo y nos aporten ternura y alegría, llenando los huecos. Puede que sea una opción que dependa de nosotros. Un beso grande de Clara, a tres meses justos de la muerte física de Julio.

Intercambiemos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s