desarraigo (im)posible, o (in)evitable apropiación… (I)

[Abrazo imposible a las hojas secas de lo caminado]

Sea que me esfuerce en intentarlo, sea que abandone el intento, es inevitable: lo "propio" es el arraigo, tautología aun cuando (yo) no sea tautológica sino contingente.

Son la historia, los recuerdos, ¡la memoria! los que atan a esta ficticia identidad.

Pero, ¿es posible vivir descentrado de sí? ¿es posible vivir tan fuera de sí, tan desarraigado de sí, que mi presencia -un sí mismo no ensimismado- sea para mí mi mayor (y mi más propia, o impropia) ausencia, y que la ausencia que soy esté tan llena del otro que viva en un reiterado olvido de mí?

La respuesta, es que no tengo respuesta definitiva. Mi vida es un ensayo, o acaso en este ensayo se me va la vida.

Que este ensayo sea irreversible goza un gran privilegio: además de hacer únicos cada prueba y error, cada golpe de alegría, cada casualidad (o confluencia instantánea de caminos inacabados), hace imposible la corrección de lo ya realizado.. casi como si un teclado careciera de la tecla "delete": esta maldita tecla nos impediría escribir nada, pues dichosamente no es posible -ni lo será jamás- tener todo bajo control. (Bendita contingencia, bendito azar, benditos sean por vuestra impredecibilidad).

Si esta infantil hipótesis fuera posible, y si lográramos borrar sobre lo escrito (con nuestras vidas)… en este mismo instante estaríamos desapareciendo. Qué somos sino el resultado de los encuentros y desencuentros aleatorios, que hacen nuestro camino felizmente desdibujado (quiero decir, que no es posible prever su traza, pues no son manejables ni controlables).

Ensayo. Eso quiero seguir siendo. Eso soy, eso seré…  el inacabamiento (ensayo), que sin embargo, acaba.

me – 10-02-05

7 comentarios en “desarraigo (im)posible, o (in)evitable apropiación… (I)”

  1. Solo la pureza de una gota de lluvia podría dejarnos entrever su interior con la misma fidelidad con que estos pensamientos traslucen tu más intrínseca sensibilidad y percepción. Admiro tu autenticidad. 10 marzo 2:04:28

  2. la sensibilidad, perla preciosa, melodía que embellece el aire, pompa efímera que nos desborda de regocijo por un instante… la misma que nos condena a grandes sufrimientos, que nos enceguece en una oscuridad que vitaliza, que agita; se deja descubrir en los más insignificantes detalles.. sólo basta sentirla. Basta vivir desviviéndose con los sentidos tan fuera de sí, que se aúnen con el entorno, que se dejen llevar cual hoja otoñal baila libremente en los brazos del viento: y si estamos atentos, quizá escuchemos también su melodía. 10 marzo 23:53:55

  3. El paso del tiempo ha venido a acentuar aún más las sensaciones que estas palabras manifiestan: sensibilidad, percepción y mi admiración a tu autenticidad.

  4. Si pudiesemos borrar nuestras experiencias, nuestros recuerdos como de un programa se tratase y darle un nuevo formato, no seríamos nosotros mismos, seríamos otros totalmente distintos.. y quien te dice que no añoraríamos al que éramos antes (irrecuperable porque hemos vaciado la papelera)… que triste, prefiero quedarme como estoy e intentar mejorar el futuro.be(su)s

  5. …por fortuna (o por desgracia), no podemos borrar… digo por fortuna, pues ello mismo nos hace ser nosotros mismos (sea lo que seamos). Y a la vez, somos \’nosotros mismos\’ distintos cada vez, justo por lo mismo, porque no podemos controlar cada movimiento, ya que la mayor parte de lo que nos ocurre es inmanejable -nuevamente, por fortuna, o por desgracia, o mejor, por l irreversibilidad de lo acontecido en el tiempo-, no sólo por intervenir otros -extraños, ajenos-, sino porque somos a la vez, ajenos y extraños para nosotros mismos…Confluencia de instantes y azares, de caminos (des)encontrados y atravesados, y a la vez indistinguibles… celebro una y otra vez, haberlos encontrado.

  6. En la propia palabra \’ensayo\’ está implícita la aceptación de que habrá muchas equivocaciones, caminos que no llevan a ningún lugar, laberintos en los que perderse sin salida. Ensayo, porque es una prueba, un intento, y tiene lo bello de la perseverancia en lo inacabado, y el mérito de quien, pese a estar condenado a engendrar imperfecciones, no puede sino buscar la perfección absoluta. La belleza.Por último: Ensa-yo. Nadie sino tú, nadie sino vos, para continuar la Gran Búsqueda.

Intercambiemos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s