Sobre: el desarraigo (im)posible, o (in)evitable apropiación… (II)

Una frase de Schopenhauer me ha marcado, o más bien, se ha grabado a fuego en mi piel, habla de la sabiduría del erizo y de las distancias a guardar para con el otro, para no herirle.

Ello ha (re)encauzado este ensayo que soy, un nuevo giro, pero bien sé que este vuelco no es sólo uno más, sino, uno más irreversible, como toda decisión que modifica el devenir(se).

Tomaré distancias generalizadas. Volveré a mi cripta. Y aunque me aleje de mi familia, de mis cercanos habituales, de los lugares que frecuento, que habito, aunque haga de todo ello un desarraigo, una des-apropiación… aún me pregunto: ¿cómo distanciarme de mí? ¿cómo (no) estarlo (viviendo fuera de mí)?, y aún sigo sin responder(me), pues este desarraigo, esta des-apropiación, no hacen sino mantenerme extrañada frente a mí misma, que ya no me reconozco entre personas y lugares extraños, alejada de lo "propio" (*).

Ya no soy (yo), nosé quién soy, una extraña perdida entre lo extraño, extranjera en tierras siempre ajenas, sea un lugar (conocido o desconocido), seas tú, un otro de mí…

Mi nueva morada sólo explicita esta situación que siempre fue así: entorno y rostros extraños, y una extraña (otra de mí, otra que soy yo, que ya no soy quien era, que ya nosé quién o qué soy o qué devendré finalmente) habitando ello. Creo que jamás me encontraré, creo que soy una feliz y solitaria ciudadana del u-topos.

(*) "Propio" entiéndase como impropiamente propio: lo habitual.

mæ – 12-03-05

Retomando: 

desarraigo (im)posible, o (in)evitable apropiación…

Sea que me esfuerce en intentarlo, sea que abandone el intento, es inevitable: lo "propio" es el arraigo […].

Son la historia, los recuerdos, ¡la memoria! los que atan a esta ficticia identidad.[…]

La respuesta, es que no tengo respuesta definitiva. Mi vida es un ensayo, o acaso en este ensayo se me va la vida.

Ensayo. Eso quiero seguir siendo. Eso soy, eso seré…  el inacabamiento (ensayo), que sin embargo, acaba.

me – 10-02-05

7 comentarios en “Sobre: el desarraigo (im)posible, o (in)evitable apropiación… (II)”

  1. Ta Kuo tres orquídeastres monedas chinas arrastrándose en mi mano serpenteando mi destinoseñalando un garabato de dos murosde dos heridas débiles. y entre medio,dos veces dos escudos resguardándome de mí, del peso de mi ausencia más presente.solhace mucho, demasiado poco.

  2. No debes de conocer suficientemente bien a Schopenhauer,sobre todo porque eres la primera mujer que aprecia su filosofia,en el libro"El amor,las mujeres y la muerte"deja claro su sentimiento acerca de vuestro sexo,no tendria que ser tan admirado por una frase¿no crees?mas aun si vas de ilustre literarta,poniendo frases al mas puro estilo,no se lo que escribo,pero voy de culta,tipo las petardas de Espido Freire o Lucia Echevarria.Menuda gente,os deberia dar verguenza,ir asi por la vida.

  3. Aún cuando una persona arroje toda su crudeza en atacar a cierto género, a cierto grupo de pertenencia de cualquier tipo, ello no es motivo suficiente -a mí parecer- para dejar de reconocerle méritos, o de elogiarle lo que me parezca valioso. Agradezco tu comentario, pero conocerlo con mayor o menor suficiencia no me quita seguir admirando esas sus palabras, esa frase suelta, pues así y todo, no deja de pertenecerle.Y sabes… no me da vergüenza, pues ya me sé inevitablemente falible. No puedo esperar otra cosa de mí. Si aún conservara la vana ilusión de la perfección, sí me daría vergüenza, pero esa ficción no existe en "mi" (ficticia) realidad.

  4. Falibles elementos somos, hijos de la naturaleza infalible. Creamos un estanque con nuestros pensamientos, y en su superficie crecen vigorosas las palabras adornando su calmoso ondear, expresando sutilmente las olas, describiéndolas.Mas no todos los estanques menean dulcemente sus aguas, no todos contagian la calma… algunos padecen el castigo de un tiempo de tormenta dejando expuestas las palabras; y los pensamientos tempestuosos hostigan la superficie hasta hacerlas sucumbir… Desdichadas las palabras que padecen el azote de los pensamientos, desdichadas las palabras que describen la superficie tempestuosa.

  5. sí, falibles… y además, pensaba estos días, si es posible decirse "especialista" de algún pensador, o tema, ¿cuándo se puede decir esto? ¿el haber leído la totalidad de las obras es suficiente y habilitante como para decirlo? y aún haberlo hecho ¿garantiza que manejemos al autor/tema como si fuese propio?, esto implicaría apropiarse de lo que no nos pertenece de ningún modo!!! acaso… es todo impropio. Y sí… las palabras son siempre pocas, siempre nada, y siempre demasiado (pues es todo lo que nos queda, sino lo único). Y seguirá siempre incognoscible aquello que el autor quizo decir, aquello que realmente pensaba… si mi "propia" existencia me es incognoscible, si nunca acabo por conocerme (pues soy inacabada), qué vana pretensión ha de ser abarcar y conocer como si fueran mi propiedad, el pensamiento, el sentir y la vida de otros… ¿no crees?

  6. Exaltación indescriptible de sensibilidad y entendimiento; perfecta percepción del alma; clara definición del pensamiento; absoluto conocimiento del ser: Condicionantes de la identidad individual.Todo comienza y termina con la precaridad de la existencia, al igual que nuestras efímeras reflexiones. No existe nada relevante más allá, nada más que otros seres quienes son muy, muy ajenos; que son solo otras reflexiones ajenas.Pregonarlas nos distrae de alcanzar la dicha de conocer nuestra identidad.

Intercambiemos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s